domingo, 22 de mayo de 2016

Despedida


"Perdonáme", le dice Miguel mientras llueve. "Perdonáme pero no sé qué me pasa". Y ella ya sabe. Ya sabe lo que viene después porque cual déjà vu empieza a recordar momentos en los que sintió lo mismo, en los que escuchó palabras idénticas. Inevitablemente piensa que podría ser un mal sueño, uno de esos que la han dejado angustiada en la mitad de la noche deseando tener la compañía de alguien que le prepare un té. 

Pero no. Ahí están. Aunque no se reconozcan son ellos. Los de siempre. Los que se pensaron eternos en la inmensidad de la vida. Próximos pero rezagados por un muro invisible que no les permite reencontrarse en este mar de sentimientos ahogados.  

De fondo, una canción:

Mirarte a los ojos, y tal vez recordarte, 

Que antes de rendirnos fuimos eternos.



2 comentarios:

Aylén dijo...

El último párrafo me erizó la piel. Qué hermosa manera de transmitir que tenés.

Maca VM dijo...

Hermoso como siempre Anto.
Besos