martes, 31 de diciembre de 2013

En altamar


 
 
 Esto es como el súper-clásico de todos mis fines de año: termino mariconeando con el mundo entero y haciendo un análisis en cámara lenta cual película yanqui, casi con subtítulos y música.

Siempre sentí que el comienzo de un nuevo año era como la zarpada de un titanic cualquiera. "A todo trapo", diría mi abuela. Puro glamour, pura fiesta, puras alegrías hasta que la verdad de la milanesa hace sumergir todo casi literalmente. En noviembre estamos lidiando con tantas cosas que apenas tenemos tiempo para respirar y evitar ahogarnos entre la multitud. Al final, el barquito se rompe en dos y lejos están las ilusiones que nos propusimos durante aquel ascenso de tripulación y comienzo de año.

Este 31 no voy a ser muy exigente, fue lindo de verdad. Lo admito: firmo en conformidad con el 2013. Sentí miedo y, sin embargo, superé más de lo esperado la distancia con mi familia y la melancolía de pisciana sensible. Sigo creciendo en mi madurez personal, estudiando, trabajando como niñera, ahondando en relaciones profundas con mis amistades y, como si fuera poco, con la suerte de encontrar un compañero de ruta que, además de enseñarme a cocinar, se instala a leer conmigo mientras lo miro y lo admiro disimuladamente. Es lindo de alma y de corazón. Sonríe. Brilla. Amo la paciencia que le dedica a su vida, a sus ideas y a sus sueños. Es un aprendizaje constante tenerlo a mi lado. Y eso me encanta.

No son en vano las casualidades: este 2013 me regaló tanta buena compañía que sólo puedo desear que siga siempre así. Brindo por las personas que hicieron de mi año un lugar repleto de amor donde poder respirar confianza, amistad, y sobre todo, sabiduría para aprender todos los días de mi vida. Brindo por no naufragar, por nadar siempre, aunque sea contra la corriente.
 
¡Alcen las velas!  (¡y las copas!) Felicidades, muuuuuuuchas!!!


4 comentarios:

Ale dijo...

Salú Anto, al final la vida traspasa las fechas y las cosas que llegan, encuentran su manera lejos de cómo las planeamos.

Milagros dijo...

Anto! Esperemos que asi sea, y tengas un buen comienzo de año.
Feliz año nuevo para vos tambien!
Éxitos.

Ana Karenina dijo...

Me encanto tu entrada!, feliz año nuevo! :)

Pitufa dijo...

Buenas tardes. Leí tu entrada anterior y me causo mucha gracia, se la hice leer a mi hermana porque sabia que iba a sentirse identificada, y así fue.
Entre un poco tarde para desearte un feliz año.. Pero espero que no este de más!
Seguí luchando y creciendo para alcanzar todo lo que desees.
Beso!