martes, 16 de abril de 2013

De cosas celestiales, mermeladas y novios



Tengo una manía que se me hace un tanto irresistible. Además de limpiar como desaforada y no soportar la presencia de unas migas de pan tiradas sobre el piso, conservo un celular que guarda mensajes totalmente desconexos como borradores. En alguna otra entrada ya me referí a las bobadas que andan por allí. Aunque lo cierto es que, a medida que voy dejando esos mensajes en desuso, los voy borrando. El mismísimo acto de rencor que surge cuando te peleás con tu novio. 

Quiero que me entiendan, acá la angustia de mis penas y la causa de un desayuno con muchas tostadas no es ni el novio, ni las migas de pan ni, en todo caso, las tostadas quemadas o la mermelada light que es más fea que la mermelada que viene en frasco de plástico (maldito Cormillot). El motivo de que todavía no me haya sacado el piyama es mi falta de inspiración. Así como lo ven. 

Me dispuse a escribir con toda la energía que podría llegar a surgir un martes, a sabiendas de que me espera una tarde repleta de facultad. Hice casi un acto ritual en donde el té y Silvio Rodríguez deleitaban la escena. Invoqué a las musas inspiradoras para que me tiraran un centro, les guiñé el ojo, les hablé bajito, me las chamuyé. Nada. ¿Así que hoy se hacen las difíciles, eh? ¡Histéricas! Aparecen cuando se les da la gana y yo mientras tanto, busco y rebusco en los borradores de mi celular un indicio, una palabra, un algo que me lleve a escribir.

De ahí es que saco mi inclinación para ser detallista. Me fijo en las frases entredichas, en las conversaciones que siempre te dejan algo más proclive a poner bajo la lupa. Momentos y miradas. Ni siquiera hace falta alzar la voz para que alguien se haga  presente en mi memoria dentro de una multitud que siempre está preocupada en sus yo y que no manifiesta el mínimo interés. Es por eso que cualquier ocasión que me llame la atención la anoto como vieja chusma miradora de Rial. Hoy no encontré nada de eso para deleitarlos. En el top-ten de idioteces escritas abundan las mejores páginas de libros ya leídos, direcciones de departamentos que en algún momento habré pisado y materias con su respectivo número de salón. Básicamente plantillas con números. Creo que se me hubiera dado mejor por las matemáticas. 

Lo paradójico es que después de una seguidilla de días un poquito grises (no mucho, sólo una pizca), esta semana me levanté súper iluminada, y aún así, la inspiración todavía no tocó mi puerta. Corroboré que mi timbre andara bien, que la dirección que le pasé haya sido la correcta. Al parecer, quiere hacerse esperar.  O quizás sea cierto. Y la culpa sea del novio. O del frasco de mermelada. Me justifico mostrándome evasiva para encontrar otras razones. 

Fontanarrosa lo dice clarito: - Mirá, la cuestión de la creación es muy particular. Es una cosa…como te diría…mágica. A mí me pasa así. Yo estoy caminando, andando por la calle, y de repente, tlac, me ilumino, es una luz, una cosa celestial… No sé…es difícil de explicar. 

Me convencí de que la inspiración es una recompensa que tarda en llegar y al final, al final...


5 comentarios:

Little B dijo...

Me gustó muchisimo tu blog y como escribis. Yo creo que la inspiración te viene sola, como las ultimas palabras que citaste asíque no te desesperes si no la encontras y deja que ella te busque, te sigo porque me encanto tu blog.

Anónimo dijo...

JAIMEVILLA:Cuando uno empieza a ver las cosas de color gris es porque entro en la rutina.Para ponerle color a la vida,es muy simple;tenes que cambiar la rutina.Hasta la vista beibe.

Anónimo dijo...

Que bellisimo querida!!! Sigue asi y que la luz del sol te ilumine siempre!!!!!! Besitoos. Lorena Luiz

Nere dijo...

¡Al final llegó, che!

A mi también me pasa que estoy realmente tapada de cosas para hacer y eso es como que me corta un poco la oleada de creación e ideas, e inspiraciones.
Lo que a mi me resulta mucho para no quedarme estancada es el ir a un taller literario. Me mandan a escribir distintas cosas y eso me hace siempre buscar alguna cosa de la cuál agarrarme para empezar.

PD: se me ocurrió, ahora, recién, que con las frases sueltas ó ese tipo de cosas que tenés dando vueltas hagas una especie de ensalada. Copialas en un papel, cortalas y ordenalas de diferente manera. Quizás, en una de esas... :)

¡Beso enorme mi querida!

Nani dijo...

Capa! escribis lindo con o sin inspiración!
Graciaaaaaaaaaaaaas por la canción que me dejaste, es hermosa...no la conocia y de verdad la ame.
Besote!