jueves, 17 de enero de 2013

Un instante para toda la vida


Una mudanza que me trajo más dolores de espalda que otra cosa hizo de mi enero la fecha más proclive para dormir como oso. Podríamos decir entonces que mi verano fue una especie de hibernación . Fue, ahora ya no es. Después de unos cuantos días de ausencia, volví al ruedo. Más que nada para no regresar a Rosario en febrero sin anécdotas que contar e inventando todo para no quedar como una aburrida que se la pasó durmiendo y abriendo cajas al mejor estilo descorche de champagne. 

Mi familia se mudó a Mar del Plata. Mejor dicho, la mitad de mi familia. La otra mitad compuesta únicamente por mi papá va a estar viajando de Capital Federal a Mardel hasta que le salgan canas verdes durante todos los fines de semana. ¿Cosa de locos? No es para menos, estoy hablando de mi familia. Nos comunicamos con los perros, tenemos más cambios de dirección que un grupo de nómadas y vivimos a base de semillas raras que compra mi mamá. Lo último es mentira pero casi.

La primer semana que podríamos llamar de adaptación fue una odisea bien digna de un poema épico. Simple imaginación: una casa llena de cajas apiladas, mezcladas, interfiriendo el camino cual laberinto. Podrían pensar que ya estoy acostumbrada pero no. Jamás logro acostumbrarme a todo lo que conlleva un cambio de esta magnitud. No es sólo trasladar tus cosas, es modificar tu barrio, tus conocidos, el supermercado de los chinos y el vecino simpaticón que siempre tiene algo para contarte. En definitiva,  es modificar gran parte de tu vida.

A partir del día 8 la situación fue mutando. Respiré aire de puerto, me acerqué a la vida en sociedad y recorrí la zona para salir del estancamiento que produce el colchón, y las sábanas, y la almohada, y las persianas bajitas, y... en fin. Salí del encierro, peregriné entre las calles de La Felíz, me mezclé entre la masa de gente y el hormiguero constante que te pisa los talones. Lindo, muy lindo pero no pude evitar preguntarme, ¿lo estoy disfrutando de verdad?

Dos mujeres que tenían entre 50 y 60 años le daban la espalda a la multitud y me brindaban un espectáculo de película. Ahí encontré la respuesta que estaba buscando. El mundo seguía girando y ellas disfrutaban de ese momento con el mar de medianoche como primer plano. Llevaban un equipo de mate, dos reposeras y el simple hecho de saber que se tenían la una a la otra para compartir alguna risa cómplice y el viento de la costa que hace olvidar hasta los malos tragos. ¿Para qué más?

Solemos pensar que cuanto mayor sea el número de gente en algún lugar el disfrute va a estar multiplicado, situación que en algunos casos puede ser probable pero, ¿es aplicable en todos? "Dale, vení que va a estar re bueno, va todo el mundo..."
  
Con respeto a todo el mundo y compañía, prefiero la calidad a la cantidad. Más allá del ajetreo de una multitud ensimismada y enfrascada en sus propios intereses, aún hay personas que eligen llenar su vida de instantes fugaces dejando de lado los ornamentos de la aglomeración. Eso es lo que yo prefiero.



8 comentarios:

Mica dijo...

A veces dejamos el tiempo que apse sin tomarle sentido a las cosas que realmente valen la pena, una amiga, una noche mirando las estrellas, y por que no mudarnos y ver que tambien tiene cosas buenas, espero que el cambio no cueste mucho! Un beso y muchas gracias por tus palabras.

Milagros ϟ dijo...

Exacto, mejor calidad que cantidad.
Espero que tengas un lindo verano, y que todo salga como lo esperas, o mejor.

Esperanza Writes Too dijo...

Guau, me has dejado sin palabras, la entrada es preciosa ^^
¡Sigue así!

-E.

Nahuel dijo...

Hola Rosarina (así se dice?), gracias por tu visita. ME ha gustado mucho tu entrada así que te visitare con alguna frecuencia. Saludos

Nahuel.

http://sendadelnahuel.blogspot.com/

Marisa dijo...

Mu bonita entrada, y muy buena imagen para cerrarla. Me quedo con esa frase.

Un saludo desde http://retales-de-mis-noches-de-insomnio.blogspot.com.es/

Andrea Santana dijo...

Me gusta mucho tu blog, y desde hoy te sigo.
Yo también tengo uno y me haría ilusión que tú también me siguieras y comentaras tu opinión.

http://leerimaginarescribir.blogspot.com.es/

Me harías feliz como yo te e echo a ti.
Un beso... te espero.

Anónimo dijo...

top [url=http://www.c-online-casino.co.uk/]uk casino online[/url] check the latest [url=http://www.realcazinoz.com/]casino bonus[/url] autonomous no consign hand-out at the leading [url=http://www.baywatchcasino.com/]www.baywatchcasino.com
[/url].

Francisco M. dijo...

¡Hola amig@!

He conocido tu blog navegando por la red y lo siento, espero que no te moleste pero quería pararme a saludar.

También aprovecho para animarte a continuar en esta misma línea, así, ya que haces un trabajo muy bueno que resulta gratificante para los lectores, a la par que útil, al menos para mi persona.

Aprovecho también para desearte una feliz entrada de semana, llena de éxitos así como momentos agradables.

Con tu permiso estaré por aquí, por "tu casa" para leerte con más frecuencia conforme al paso de los días.

Si te apetece puedes pasarte por mi rincón en felicidadenlavida

Un fuerte abrazo,
Francisco M.