martes, 16 de noviembre de 2010

Sobre cómo me chanté los vestidos


De chiquita fui un pequeño hombrecito con colita atada, pie plano y una chueca que se notaba al caminar. Creo que haciendo instropectiva era el hijo varón que nunca tuvo mi papá. Futbolera y fanática de Boca. Miraba los partidos, me emocionaba, sabía los nombres de todos los jugadores, gritaba, caía en rabia y depresión cuando se metían con mi equipo.. Hasta le hacía la hinchada a mi padre cuando jugaba pequeños campeonatos entre sus amigos. No muchos de quienes me conocen tienen esa imagen de mí porque también estaba el otro lado: jugaba a las Barbies y mi madre experimentaba conmigo poniéndome vestiditos para cada ocasión que podía, combinándolos con cintas, hebillas y moños en el pelo.

Rara. Como todo en mi vida. Siempre fui de un desequilibrio bastante inusitado. Y creo que fue en el momento de crecer que tomé conciencia de lo que de verdad quería: ser más femenina. Dejar a un lado mis hábitos de varoncito. Me solté el pelo, me planté los broches de mi madre y terminé volcándome en el otro lado de la gran línea desnivelada de mi vida.
De todas maneras, cada tanto resurgen esos aspectos de mina futbolera que se enoja con medio mundo y que mira los partiditos con su papá criticando a todos los jugadores y pensando que ella juega mejor que esos par de muertos que no pueden ni jugar a la bolita y tienen que ir a aprender cómo diablos se.... Bueno, ya.

La cuestión es que mirando fotos y haciendo un breve análisis del producto que obtuve de diferentes amalgamas pude dar cuenta de esas pequeñas reminiscencias que me sacan una sonrisa. Lo recomiendo, es mejor que una sesión con el psicólogo.



*Dedicado a mi vecino gritón que me hizo reconstruír todo esto con sus festejitos por el partido con River. Para vos, salame.

12 comentarios:

Pequeña diablita dijo...

Jajaja, me sentí tan identificada. Me pasaba lo mismo con mis viejos, es más, la Navidad pasada mi viejo me regaló botines, siendo que yo soy fanática del fútbol PERO NO LO JUEGO NI LO JUGUÉ NUNCA. Es decir que mi padre todavía no comprendió que soy una nena.

Martinique dijo...

Obvio,para ustedes caretas que solo cuando ganan un partido salen a festejar. Si existieran dos clubs de futbol en el mundo,seria de Boca.

Lucia D dijo...

Gracias por comentar! Y bueno... Yo no lo veo como un desequilibrio Antonella. Tienes las dos partes, la femenina y la de deportes. Es raro pero encantador! Tengo una amiga que es así, y es muy gracioso verla tan femenina ella mentando madres al ver un partido de fut. Áunque nunca me gustó el fútbol, era medio niño porque jugaba mucho con mis primos varones y trepaba mucho en los árboles. Pero como tú, cambie un poco eso por los brillos y las hebillas rosadas... Aunque sigo montandome en árboles.
Ojalá estés bien! Besos.

wasteyourtime dijo...

yo tambien soi un hombre rudo cuando de futbol de trata ! ajkaja pero es qe lo amo ! besos

Ivianella dijo...

Jaja vos decís que es mejor que un sesión (? porque no vendría mal una! jaja
En ese sentido el fútbol nunca fue lo mio, lo que me pega mal y soy otra persona lo admito es el mundial.-

Gabby dijo...

jajaja xD me mata como relatas ^^
Un beso! =)

Flor dijo...

Y bueno mi vida, a veces se gana y a veces se pierde jajajaja. Pensar que yo era al revés, de chiquita toda con vestiditos y ahora el fútbol es lo primero (L). Como cambia uno en la vida ehh!

Te amo mucho mi reina bonita diría la Gladya :)

Basta Fuerte dijo...

Muy bueno el blog, te dejo el mio

http://basta-fuerte-radio.blogspot.com/

Nos leemos, saludos.

Sophie dijo...

Somos dos.
Yo era un nene cuando era chica. No le daba bola al futbol, hacía mi vida, pero te juro que era un nene. No le daba bola a nada de la ropa, no me gustaba la ropa de nenas, me la pasaba trepandome de los árboles.
La niña de las cavernas!!!

Same girl dijo...

Anto, Agus al mando. Cambié de blog.
Tryisdraw.. era el anterior. Ahora uso éste.

Buena vidaaaaaaaaaaaaaa :)

La chica que nadie saca a bailar dijo...

Jaja yo tambien soy el hijo varon que mi viejo nunca tuvo. Soy hija única y tuve que darle el gusto. Ah, también de boca a morir.
Un saludo!

Emiliana dijo...

Anto.. hace rato que no paso.
La verdad es que estoy con muy poco tiempo y siempre a las corridas.
Te dejo saludos!
Que estes re bien